19/10/12

scila-sabinosa - Miguel Ángel

 Hola Scila.
Me llamo Miguel Angel, tengo 53 años y soy de Madrid, del barrio de San Blas. Soy una persona que en su niñez ha recorrido media España en los meses de verano de colonia en colonia. Primero a la edad de cinco años junto con dos de mis hermanos nos llevaron al Preventorio de Aguas de Busot en Alicante, al año siguiente tambien con dos de mis hermanos nos llevaron a La Sabinosa, luego varias veces, ya sin mis hermanos a Chipiona, Castellon, Valencia, Murcia...
Hace varios meses me ha dado por recordar etapas de mi niñez, y buscando en Internet he visto cientos de videos e imágenes de todos los sitios donde he estado. De esta forma me he topado con tu Blog.
De la etapa de La Sabinosa, en una de las últimas expediciones antes de cerrar ese preventorio, mas o menos en el año 1965 o 1966, con la edad de seis años, a mí, y a dos de mis hermanos, uno o dos años mayores que yo, nos metieron en un tren rumbo a Tarragona. Recuerdo el largo viaje en el tren, los niños tirados en el suelo debajo de los asientos, y otros subidos en el hueco de las maletas. Al llegar a la Sabinosa recuerdo la cancioncilla de "Novatos del pre, Novatos del pre" con la que nos recibieron los niños, a la vez que me llamaba la atención los movimientos, bastante bien orquestados y sincronizados de los brazos de los chavales cuando cantaban esa canción. No recuerdo muy bien en esos momentos lo que yó sentia, pero creo que no era miedo, ni angustia, ni ningún otro tipo de desazón, tal vez mi sentimiento en esos momentos era una sensación de indiferencia, como si eso no fuera conmigo.
A partír de ahí ya no recuerdo mas de mi estancia en el preventorio, es como si el cerebro como tú dices borrara todo lo malo que nos ocurre. Tan solo recuerdo pasajes sueltos, como los paseos "al quinto pino" frase que una vez oí decir al instructór cuando nos iba a llevar de paseo al monte, y las visitas al campo de futbol del tarragona para ver algunos partidos. También recuerdo el comedor con tantas columnas, y los vasos de aluminio, las escasas salidas a la playa, los juegos de la palma, y el lanzar piedrecitas al aire para recoger otra antes de que ésta callera, los collares que hacíamos con las conchas, los barquitos de corteza de pino...
Recuerdo con bastante claridad el momento en el cuál otro niño y yo, no se por qué causa nos despistamos a la hora de recoger la merienda y llegamos tarde. En el momento en que fuimos a por la merienda todos los demás niños ya no estaban, los sacaron de paseo. Nos quedamos solos en la Sabinosa. Ibamos caminando con la merienda en la mano tranquilamente por el recinto, cuando de frente, a lo lejos, vimos como una persona, tal vez algún instructor, se dirigía a nosotros. Nosotros por miedo a que nos regañara nos metimos en el primer pabellón que vimos, y a la entrada de ese pabellón había una mesa camilla redonda, de esas que por debajo, tapado por un faldón tiene un agujero circular. Nos metímos dentro de esa mesa, y recuerdo el ruido de los pasos que producían los zapatos de esa persona cuando entró al pabellon, eran pasos muy cortos, como escudriñando donde pódiamos habernos escondido. En esos momentos pensaba angustiado que lo primero que haría esa persona sería levantar el faldon de la mesa, pero no, los pasos siguieron escaleras arriba... no nos descubrió.
En una ocasión unos familiares o amigos de mis padres vinieron a visitarnos. Creo que nos dieron unas horas o un día libre para estár con ellos. Pienso que éllos nos trajeron las gafas de buzeo y el sombrero con el cuál salgo en las fotografías que les envío. Nunca más supe de esas gafas ni de ese sombrero, supongo que nos lo quitaron porque ni de coña nos dejarían emplearlo. Esa visita que nos hicieron sirvió para recordar que mis hermanos también estaban en La Sabinosa, ya que desde el primer día no recuerdo haberles visto hasta ese momento. Supongo que estaríamos en distintos pabellones.
Cada vez que pienso en el pabellón, me viene a la mente el número del pabellón donde yo estaba. Era el pabellón 11A pero ya no estoy seguro de si ese número de pabellón existía realmente, pues visto los comantarios de algunas personas nadie hace referencia a ese número de pabellón, con lo cuál me hace pensar de que estoy equivocado con el número de mi pabellón.
Lo que si estoy seguro es que, por órdenes de las señoritas, en mi pabellón teníamos que dormir siempre con las cabezas totalmente tapadas con las sábanas. También recuerdo que todas las noches cuando estábamos durmiendo, alguien en el exteriór del pabellón cantaba la canción de Los Brincos: Por un sorbiiiiiiiito de champaaaaaaaaannn...También recuerdo otra canción que muchos niños cantaban en el patio. Era la canción de los Sirex: Que se mueran loooos feoooos, que no quede niiiingunoooo...
En referencia a los patios, donde nos pasábamos la mayor parte del día me asalta una gran duda que si álguien me pudiera ayudar le estaría muy agradecido:
Yo recuerdo un patio grande rectangular, donde había una especie de gradas o de escalones. En el lado izquierdo habían pabellones, y en el lado derecho creo recordar que había una valla o muro alto. Creo que ese patio era el principal, pues siempre estaba lleno de niños. En ese patio creo recordar que en una ocasión se hizo la representación teatral de algo. Ese patio no logro ubicarlo en ningúna de las imágenes aéreas de la Sabinosa que todos hemos visto en Internet. Posiblemente ese patio fué la primera vision que tuve de La Sabinosa cuando llegamos. Creo recordar que cuando llegamos y los niños nos cantaban eso de Novatos del Pre Novatos del Pre, a la derecha había una construcción grande, en el centro donde estábamos los recien llegados era una especie de avenida también grande, y a la izquierda creo recordar que estaba ese patio. Viendo las imágenes aéreas actuales de la Sabinosa, justo al lado de la vía del tren, a unos diez metros de la supongo, casa de los guardeses de La Sabinosa se ve una especie de caseta pequeña, cuadrada y aislada. Esa caseta me suena muchísimo, por lo que me inclino a pensar que ese patio estaba ahí ubicado. Pero me suena que ese pátio tenía unos muros altos, y las vallas que actualmente hay en esa ubicación son vallas bajas, que simplemente sirven para delimitar el recinto de la vía del tren.
Yo creo que no era el campo de futbol el patio al cuál me refiero, pues creo recordar que el campo de futbol lo ví por primera vez pasados varios días o semanas de estar en La Sabinosa, y por cierto, me llevé una sorpresa al verlo. Es extraño que recuerde la visión del campo de futbol pasado un tiempo de estár en La Sabinosa, pues ese campo de futbol estaba justo al lado de los comedores y por fuerza tendría que haberlo visto antes.
Supongo que del viaje en el tren llegaríamos sucios como un ecceomo, renegridos, pero no recuerdo en absoluto los lavabos, ni las duchas. Tampoco recuerdo las tres fuentes de agua, pero la frase "Es agua de Madrid" que alguien ha mencionado si me suena muchísimo.No recuerdo que mi estancia en La Sabinosa haya sido extremadamente mala como a algunos les ha pasado, seguramente es porque ya en las últimas expediciones no había tantísima disciplina como en las anteriores, o tal vez porque mi cerebro ha borrado por completo los malos momentos. Pero en realidad creo que si. No creo, afirmo que si, que efectivamente muchiiiiisimos niños lo pasaron mal, pues de lo contrario no habría habido tanta alegria desbordada cuando nos subíamos en el autocar que nos llevaba de regreso a la estación del tren rumbo a Madrid. Ni habrían habído frases dirigidas al conductor que nos traía de regreso, en las cuales se podía escuchar casi con histéria cómo muchos niños gritaban: "Vamonos, Vamonos" "Conductor por favor, no pare, no pare"
Esa ha sido a grandes rasgos mi estancia en La Sabinosa, posteriormente he estado en otras muchas Colonias y Preventorios, donde realmente sí lo he pasado mal. Pensaba todas las noches en escapar como fuera, incluso cuando nos quedaba una semana para irnos a casa, yo seguía pensando en escaparme.
En esos otros Preventorios ya mi cerebro no ha seguido la táctica de borrar lo malo porque no ha podido, ya que la brutalidad de las señoritas, o el instructor de turno se habían encargado de gravarme a fuego los malos momentos.
Les envio algunas fotografías de mi estancia en La Sabinosa. Lamentablemente no tengo ninguna fotografía de grupo.Yo, por si quieren saberlo, soy el de la gorrita. También salen mis hermanos uno o dos años mas mayores que yo.
Scila, supongo que no podrás poner todas las fotografías por falta de espacio, por lo tanto pon las que tu creas. Un saludo a todos los Sabinosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu correo, un comentario y tus fotos de aquel lugar y lo publicaremos de inmediato, tal vez así encuentres antiguos compañeros. Remítelo al correo del Blog: scilas@gmail.com
No permitimos el acceso a tus datos sin tu consentimiento.