29/5/09

José Mª

Durante los últimos días, distintos medios de comunicación (televisión, prensa escrita, radio…), se han hecho eco del escándalo irlandés, debido a los abusos sexuales cometidos por miembros de la iglesia católica sobre niños acogidos en instituciones como orfanatos e internados estatales, gestionados y dirigidos por esa iglesia.
No menos escandalosa resulta la reacción de la propia iglesia y del Estado, que tratan de cerrar el asunto con una serie de indemnizaciones de tipo económico. Lo repugnante de esa violencia sexual ejercida sobre aquellos niños, oculta, o al menos minimiza, otra violencia física y psíquica que también se ejercía sobre esos mismos niños, según manifestaciones de algún afectado (sería interesante acceder a la información completa).
Posiblemente, muchas personas habrán exclamado: ¡Qué cosas ocurren por ahí! Pero también habrá otras a quienes les hayan hecho recordar experiencias propias ocurridas en este país, o quizás sería mejor decir en otro país que también existió, pese a los intentos de ocultación por la secular desmemoria de una importante parte de esta España (o como se le quiera llamar), ese país del franquismo, del nacionalcatolicismo; ese país tan feo pero tan real.
De mi experiencia personal en los Hogares del Auxilio Social, no puedo hablar de agresiones sexuales (siempre y cuando, la negación y la represión de cualquier manifestación de la sexualidad —el terrible pecado de la carne— no constituya, en sí misma, una agresión), pero sí de un amplio abanico de agresiones y vejaciones: palizas, exposiciones al frío, al calor, a la sed, sometimiento al ayuno…
Toda esta violencia sobre seres débiles, indefensos, sobre niños, era ejercida por: “los instructores” (falangistas); por “las guardadoras” (Sección Femenina), y por los curas (en mi caso monjas, obviamente católicas). Una delicia. Un encanto.
Durante un tiempo, el Auxilio Social fue utilizado para el tráfico de niños (ver el trabajo de R. Vinyes, M. Amergou y R. Belis en "Los niños perdidos del franquismo"), más tarde como lugares de adoctrinamiento. Hoy no existen, lógicamente. El Auxilio Social se eliminó allá por el año 1976. ¿Quedan secuelas? No lo sé. Lo cierto es que el ministro Martín Villa ordenó la quema de los archivos que tenía la Falange en Barcelona, donde estaba depositada toda la documentación de la Sección femenina y Auxilio Social. (Los niños perdidos, pág. 197).
Pero queda la memoria y queda el fantástico trabajo de Carlos Giménez Paracuellos. Tenemos que recordar, como decía el propio Giménez, que: "No deben conceptuarse estos colegios como instituciones perversas, corrompidas o marginales dentro de un Estado racional, humanizado y democrático, sino como instituciones completamente integradas en la normalidad de una España que era así, la España franquista". Para terminar y para que no haya dudas, diré sólo dos cosas: 
1) efectivamente soy anticlerical radical.
2) no tengo cuentas pendientes. Lo único que ocurre es que no puedo explicar con palabras la pena y el dolor que sentía cuando me castigaban un domingo sin la visita de mi madre. Todavía hoy me estremezco.

José Mª R.

27/5/09

Anónimos

Hoy nos han dejado un mensaje interesándose por ciertos aspectos de lo ocurrido en el Preventorio e, incluso, por la historia del guardián (no el del centeno) de las ruinas. Contestaremos sus peguntas tan pronto nos deje un e-mail de contacto, no pedimos más, ni siquiera debe registrase, pero al menos un correo donde dirigirnos, sí.

26/5/09

La memoria fotográfica



foto cedida por JA de León.



A esos pijamas ásperos, de crudo lienzo rallado, parece faltarles la clásica bola de hierro engrilletada al tobillo de los  pequeños penados.
Scila/

La memoria fotográfica




foto cedida por LA de León.

Parecíamos los niños de Biafra o Etiopía.
Scila/

La memoria fotográfica





Foto cedida por JA de León.


Estas parecen las imágenes del famoso pesaje semanal, había que engordar, o la cuidadora perdía su supuesta gratificación. Prohibido vomitar, o te lo comes.¡Chaval, no estás autorizado a perder peso!
Scila/
foto cedida por Juan A.


Las ordenadas huestes de niños salen a "jugar" a la playa, cruzando el muro del Preventorio. ¡Qué inofensivo parece ahora!, medio derruido. Pero que terrorífico nos parecía entonces.

Scila/



La memoria fotográfica



Esta era una hora, las cinco de la tarde, en la que unos lloraban con la carta de sus padres y otros lloraban por no recibirla...


foto cedida por Juan A. de León.

6/5/09

En qué terminará?



Parece que hace años se abrió un debate más bien local sobre el destino de la península sobre la que está construido el Preventorio de La Sabinosa. Unos querían un complejo hotelero (miles de millones de inversión y de beneficios) otros optaban por la transformación en un centro cultural, formativo, de interés público.

El debate debe seguir soterrado y sin decidir mientras todas las edificaciones amenazan ruina inmediata. La Diputación quizás ha hecho un ejercicio inaudito de irresponsabilidad dejando que se llegue a tal punto de ruina que habrá que meter las excavadoras antes de que caigan las ruinas sobre algún curioso, o descubridor de fantasmas, de los muchos que se adentran- con riesgo cierto- en las lúgubres estancias del campo de concentración infantil.