17/3/16

M. Capilla


Blogger 
Hola a todos, en realidad no tengo nada que ver con La Sabinosa, pero soy una mujer de 29 años a la que le han llegado vuestros tristes testimonios a raíz de investigar tras ver el documental de TV3 y una parte de angustia ha recorrido mi cuerpo, y ha pasado de la pena a la humanidad, al coraje, a definir nuestros valores, que no son otros que los de la madre tierra, donde reina el amor por encima de todo, identificar la verdad desde otros puntos de vista y afirmarse una, en su teoría, de que de cara a la galería contaban una cosa pero luego siempre era otra, donde los pobres pagaban todo. Pobreza, hipocresía moral, abusos, limitaciones, odio, pruebas médicas dudosas... Cuanto mal, cuanta excasez de humanidad, cuanto indigno es el poder...
Quiero deciros, que al final hay que perdonar/se, hay que asumir y crearse un parche que nos sane interiormente, espero sinceramente que vuestras heridas sanasen en vuestra alma y tengáis una vida plena y llena de afectos. Y apoyo vuestro deseo de rescatar tanta injusticia, adelante.
Un saludo a todos de una que pasaba por aquí.
 
 
 
Eliminar Gracias por "pasar por aquí" M. Y gracias por tu comentario. Aceptamos los sabinosos tu expresado sentimiento de afecto y comprensión como un bálsamo para nuestros recuerdos de aquella infancia, similar a las que ahora nos muestran los informativos de otros niños en países no tan lejanos.
Bien es cierto que, en general, los sabinosos a pesar de mantener recuerdos tan desagradables de su niñez, han sabido sobreponerse, crear sus propias familias y vivir con plenitud lo que a cada quien le ha deparado el destino o la voluntad propia.
Puedes seguir pasando por aquí siempre que quieras y déjanos tus opiniones siempre bien venidas.
Con todo afecto/Scila.

15/3/16

Adios y bienvenido

Adiós, o mejor, hasta la vista para el viajero impenitente, aquél que cual culo de mal asiento no paraba en ningún país ni paisaje por atractivo que fuese, siempre en eterna búsqueda de algo que por fin encontró allende los mares.
Te dejas atrás a todos los sabinosos que te han conocido y estimado, quienes han compartido tus sueños y pesadillas, que de todo ha habido, y nos dejas por un sueño trasatlántico que deseamos de corazón llene todos tus anhelos y te compense de los malos momentos vividos en este lado del charco. Acuérdate de los sabinosos y cuéntanos como te va y si no te tratan bien... iremos en masa a poner orden. Jejejejeje. Ténnos al corriente, queremos tus comentarios y tus fotos.
Un abrazo comunitario.
Scila/
 
Y bienvenido al nuevo Luís, que será el segundo o el tercero, que hay varios luises. Esperamos tus comentarios y, también- esas fotos de grupo- que nos ayudan a relacionarnos a unos con otros.
Vuelve cuando quieras amigo.
Scila/

De Luís I (el astrónomo)

Quisiera dar la bienvenida a un nuevo Sabinoso, hola Luis, encantado de verte por estas páginas y espero que nos vayas contando algunos de aquellos recuerdos, los que fueron buenos y los que no lo fueron tanto.
Casualmente hoy he ido a despedir a otro sabinoso, un buen amigo, que, harto de que en los últimos años su vida, se fuesen pareciendo a su paso por el preventorio, ha decidido marcharse al otro lado del Atlántico.
Ha ido con la ilusión no del que va a conquistar, sino del que ha sido conquistado, conquistado por la amabilidad, por el cariño y por la calidez de los mensajes que ha ido recibiendo desde aquellas tierras.
Hasta cuando quieras “Toño”, en el abrazo de despedida creo que también iban los de muchos sabinosos, que al igual que tú, pasaron momentos amargos en aquellas “colonias” y te deseamos que en tu nueva etapa de la vida te vaya todo bien y que esa felicidad que tanto has buscado te llegue por fin, estoy convencido que así será.
Te estaremos esperando cuando vuelvas  de visita.
 
Luìs/

De Luís.

Hola. No sabía que existía este blog y me ha hecho retroceder en el tiempo al mes de agosto de 1964. Estuve allí hasta noviembre. Mi grupo era el 10-A. Lo primero que nos hicieron nada más llegar fue llevarnos a las duchas. Similar a los campos nazis, pero saliendo vivos. Había una televisión en una sala y cada día le correspondía a un grupo verla. Yo me acuerdo que el día que yo estaba ponían un reportaje de la feria mundial de Nueva York, que lo hacía un presentador llamado Juan Viñas. Cada tarde se rezaba el rosario. Por la mañana tocaba un poco de playa. También clases básicas que daba una profesora. Lo que más me gustaba era la vista del mar, para mí que soy de tierra adentro. De doce a una de la tarde se procedía a la lectura de un libro. Y cuando el que lo leía se fue a su casa, yo me presenté como "lector". Me acuerdo que la obra elegida era "Esviatogor y los bogátires". Me lo pasé bien. Y por la noche, ya en la cama, oía pasar un tren, que alguien me dijo que iba a Madrid. Y siempre soñaba que me gustaría ir en ese tren.
Saludos para todos los que lean este comentario.
Si me acuerdo de más cosas, las pondré.
Luís/

29/2/16

M. Capilla

Alguien se acercó ayer por este empolvado Blog y dejó unas líneas con sus reflexiones: muy interesantes, muy sentidas... ese tipo de reflexiones que nos permiten intuir una comprensión pocas veces encontrada, ni siquiera en el seno de la familia propia. Gracias por expresarlo y expresarlo tan bien. Admitimos, y agradecemos, cuantas opiniones y desinteresadas aportaciones nos llegan, tan sólo pedimos una cosa, insignificante y comprensible. No pedimos un nombre cierto, ni direcciones o teléfonos, no. Tan sólo un correo. Y eso nos ha falta de ti M. Capilla, te rogaría que cuando te acerques de nuevo por aquí nos dejes ese contacto virtual y nos encantará darte directamente las gracias por tu comprensiva visión de la historia, nuestra historia en la Sabinosa.
Nos vemos/