En la Sabinosa VI









(Resumen)

...tenían un lugar separado en el comedor para que todo el mundo supiera que ese era el grupo de los meones y pudieran, impunemente, ser hostigados.
Nos levantábamos a toque de silbato, en las duchas nos aseábamos en presencia de las dos vigilantas. Una vez hechas las camas, y repartidos los castigos a los meones, caminábamos en formación hasta los comedores.
...pronto el “paseo”, en perfecta formación, duró lo que tardábamos en llegar a cualquier punto de la playa o del cercano monte. La vigilanta gritaba: 
-"A cubrirse, ya".
-"Firmes, ya".
-"Sobre el propio terreno, ya". 
-"En cuclillas, elevar rodillas, bajar la cabeza y rodear las piernas con los brazos, ya". 
...las construcciones estaban rodeadas, protegidas, por un muro de piedra y alambre de espino, como los campos de concentración que más tarde pude ver en las películas de guerra. 
...cada vez que sonaba el estridente silbato era la misma historia.
-¡A formar! Al comedor.
-¡A formar! De paseo.
-¡A formar, A los dormitorios.
-¡A formar, al water! Sí, a formar para ir al water. Era una de mis pesadillas.
Al retrete se iba cuando tocaba, ni antes ni después.
-Señorita, necesito ir al water- suplicaba cogiéndome la cintura con ambas manos.
-Y yo al teatro, mira éste. ¡Te aguantas, ahora no toca!

Scila/

Comentarios