Hacia la Sabinosa IV

...cuando me tocó entrar en el escusado, estuve a punto de volver a salir sin utilizarlo. El olor era insoportable, había trozos de papel pegados en el suelo. Me hice el ánimo, temiendo que hasta la mañana del día siguiente no nos autorizaran a volver y oriné durante un largo minuto, vaciando una vejiga llena a reventar. 

...la falta más leve era castigada de inmediato, el desgraciado que era sorprendido hablando se le obligaba a extender la mano, o poner los dedos juntos con las uñas hacia arriba, la pala golpeaba una y otra vez hasta que el atrevido, humillado y dolorido gritaba a pleno pulmón.

Aprendimos a respetarlas o, por lo menos, a temerlas, a odiarlas. Obedecíamos al toque de silbato con prontitud.
-Son enfermeras- decían algunos listillos mirándolas de reojo al pasar.
-Son monjas americanas- decían otros más enterados y leídos.
-Son alemanas, de las SS- sentenció Emiliano, dejándonos perplejos hasta que nos informó ampliamente de qué significaba aquello de “alemanas de las SS”. Su padre era rojo- también tuvo que explicar el significado, la mayoría lo ignoraba-, fue condenado a muerte e, indultado por Franco, el mismo día que tenía que cumplirse la condena. 

...subimos en dramático silencio a los viejos y ruidosos Barreiros, impresionados por la visión de cientos de chavales caminando alineados en absoluto silencio, sin un murmullo. Como diminutos soldados.

...la pesada puerta de hierro de dos hojas tan altas como el autobús, abiertas de par en par, permitían el acceso. Emiliano el sabio, sentado un par de asientos tras de mí, comentó en voz alta algo que no comprendí en mi ignorancia: "Esto parece la gran muralla china".

Scila/

Comentarios