31/7/14

P. Santoyo

Hola. acabo de incorporarme al grupo. Estuvimos mi hermano y yo en La Sabionosa, creo que en año 56 o el 57, durante el verano. Si mal no recuerdo dormíamos en el pabellón más cercano a la vía del tren, recuerdo que en la planta baja, en la segunda cama según se entraba a la derecha, pues siempre avisábamos durante las siestas si venía la señorita. De ella tengo una vaga imagen pero no de su nombre, a mi me cogió algo de manía y siempre me contestaba de mala manera. Para nosotros era la primera vez que veíamos el mar y es una imagen que me quedó grabada para siempre la llegada a Tarragona al amanecer y el resplandor de las primeras luces en las aguas. Sólo tengo algunos buenos recuerdos, de los malos- como las comidas- prácticamente tengo una recuerdo borroso, disfruté mucho en la playa y me gustaba ponerme en el marcador durante los partidos de fútbol, lo que lamento es no tener ninguna fotografía. Espero reconocerme en alguna de las vuestras. Un saludo a todos.

2 comentarios:

  1. Bienvenido a este reducido Club de los sabinosos Pedro. Efectivamente es una lástima que no conserves alguna de las fotos que obligadamente nos hacían y que ahora puede servir para reconocernos. A tu hermano ¿tampoco le queda alguna? Respecto a los recuerdos, esto de la mala memoria es como el músculo, si lo ejercitas se recupera, quien sabe, quizás termines por recordar escenas, nombres o curiosidades que otros hayamos olvidado, aquí tratamos de, con la suma de todos, alcanzar una memoria común, más completa y aproximada que la individual y, seguramente, menos objetiva.
    Esperamos verte de vez en cuando por aquí y, por favor, invita a tu hermano para que también se incorpore a nuestro grupo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pedro, yo también estuve por esas fechas, en concreto en el invierno del 55 al 56, así que aunque no hayamos coincidido, es posible que hubiésemos tenido alguna de las señoritas en común.
    En una foto que envié en su día estaba la que me vigilaba, creo que se llamaba Aura, era más bien poco agraciada y solía llevar gafas de sol muy oscuras.
    Me apunto también a la bienvenida de Scila.

    ResponderEliminar

Déjanos tu correo, un comentario y tus fotos de aquel lugar y lo publicaremos de inmediato, tal vez así encuentres antiguos compañeros. Remítelo al correo del Blog: scilas@gmail.com
No permitimos el acceso a tus datos sin tu consentimiento.