Follow by Email-Seguimiento por correo

Translate-Traducción

La Sabinosa - Scila

Punto de encuentro para los sabinosos.

Archivo del blog

30/11/07

En La Sabinosa VII

(Resumen)
...frente a nosotros, alineados uno junto a otro, había cuatro retretes, formados por dos tabiques laterales sin puerta, una placa turca de hierro oxidado...



...formados frente a los deponentes, seguíamos con atención y sesudos comentarios las contracciones, los enrojeci­mientos y los suspiros de esfuerzo que realizaban, tratando de conseguir una buena y completa evacua­ción en tan escaso tiempo.
...cuando llegaba a una zona en la que los ronquidos me garantizaban la impunidad, me acuclillaba y placenteramente, sin prisas y con inmensa felicidad, deposi­taba trabajosa y lentamente sobre el suelo lo que ocupaba y amenazaba con reventar mis tripas. 

Scila/

26/11/07

En la Sabinosa VI









(Resumen)

...tenían un lugar separado en el comedor para que todo el mundo supiera que ese era el grupo de los meones y pudieran, impunemente, ser hostigados.
Nos levantábamos a toque de silbato, en las duchas nos aseábamos en presencia de las dos vigilantas. Una vez hechas las camas, y repartidos los castigos a los meones, caminábamos en formación hasta los comedores.
...pronto el “paseo”, en perfecta formación, duró lo que tardábamos en llegar a cualquier punto de la playa o del cercano monte. La vigilanta gritaba: 
-"A cubrirse, ya".
-"Firmes, ya".
-"Sobre el propio terreno, ya". 
-"En cuclillas, elevar rodillas, bajar la cabeza y rodear las piernas con los brazos, ya". 
...las construcciones estaban rodeadas, protegidas, por un muro de piedra y alambre de espino, como los campos de concentración que más tarde pude ver en las películas de guerra. 
...cada vez que sonaba el estridente silbato era la misma historia.
-¡A formar! Al comedor.
-¡A formar! De paseo.
-¡A formar, A los dormitorios.
-¡A formar, al water! Sí, a formar para ir al water. Era una de mis pesadillas.
Al retrete se iba cuando tocaba, ni antes ni después.
-Señorita, necesito ir al water- suplicaba cogiéndome la cintura con ambas manos.
-Y yo al teatro, mira éste. ¡Te aguantas, ahora no toca!

Scila/

17/11/07

Hacia la Sabinosa V

(Resumen)
...a continuación aparecieron unos edificios de dos plantas formando calles. A la derecha del camino pude divisar de nuevo el mar. ¡Que maravilla! Valía la pena el viaje sólo por contemplarlo de cerca.

...un interminable año y dos días tardaría en volver a salir por aquella puerta. Un año para recuperar mi nombre y empezar a olvidar un número: el de la expedición ciento sesenta y nueve...

..poníamos a la comida el nombre que nos sugería su aspecto y sabor. Ideamos un argot propio para definirlos. Pero llenábamos la andorga tres veces al día. La merienda- un chusco con una pastilla de chocolate, o algo que sabía a chocolate- era una costumbre desconocida pero agradable.
 
...existía- murmuraban los mayores en voz baja y mirando con temor entorno suyo- una consigna de la superioridad: en la ceremonia mensual del pesaje, todos teníamos que aumentar de peso. Y, claro, ponían tal empeño que si alguien vomitaba el señor instructor, a bofetadas, convencía al desagradecido para que ingiriese de nuevo lo vomitado, lo conseguía siempre....

...caminábamos formados como soldados, soldados en miniatura. Aprendimos los códigos, pitidos de silbato, con los que nos dirigían sin necesidad de hablar ni gritar. 

..eran especialmente crueles con los meones, les ridiculizaban ante los los demás, golpeándoles con saña cada mañana al comprobar su reincidencia involuntaria. Las palizas, propinadas, en presencia de todo el pabellón, inmóviles a los pies de las literas, nos dolían a todos, a pesar de nuestra supuesta encanallada infancia. 
Scila/.

Hacia la Sabinosa IV

...cuando me tocó entrar en el escusado, estuve a punto de volver a salir sin utilizarlo. El olor era insoportable, había trozos de papel pegados en el suelo. Me hice el ánimo, temiendo que hasta la mañana del día siguiente no nos autorizaran a volver y oriné durante un largo minuto, vaciando una vejiga llena a reventar. 

...la falta más leve era castigada de inmediato, el desgraciado que era sorprendido hablando se le obligaba a extender la mano, o poner los dedos juntos con las uñas hacia arriba, la pala golpeaba una y otra vez hasta que el atrevido, humillado y dolorido gritaba a pleno pulmón.

Aprendimos a respetarlas o, por lo menos, a temerlas, a odiarlas. Obedecíamos al toque de silbato con prontitud.
-Son enfermeras- decían algunos listillos mirándolas de reojo al pasar.
-Son monjas americanas- decían otros más enterados y leídos.
-Son alemanas, de las SS- sentenció Emiliano, dejándonos perplejos hasta que nos informó ampliamente de qué significaba aquello de “alemanas de las SS”. Su padre era rojo- también tuvo que explicar el significado, la mayoría lo ignoraba-, fue condenado a muerte e, indultado por Franco, el mismo día que tenía que cumplirse la condena. 

...subimos en dramático silencio a los viejos y ruidosos Barreiros, impresionados por la visión de cientos de chavales caminando alineados en absoluto silencio, sin un murmullo. Como diminutos soldados.

...la pesada puerta de hierro de dos hojas tan altas como el autobús, abiertas de par en par, permitían el acceso. Emiliano el sabio, sentado un par de asientos tras de mí, comentó en voz alta algo que no comprendí en mi ignorancia: "Esto parece la gran muralla china".

Scila/

13/11/07

Hacia la sabinosa III

(Resumen)
-Tú, muchacho- dijo el hombre- sal al pasillo, ¡enseguida!
-¿Es a mí?- preguntó con guasa el del cigarrillo sin moverse. El hombre no respondió, alargó el brazo, le atrapó del pelo y tiró con fuerza arrastrándolo por el asiento hasta arrojarlo de bruces...
...la mano se movió veloz, las bofetadas restallaban como disparos, por encima del sonido de las ruedas del tren, el muchacho se tambaleaba a cada golpe. El castigo no cesó hasta que dobló las piernas y cayó al suelo gimoteando...

...cuando amaneció seguíamos siendo veintinueve, Paco no regresó, ni regresaría más, nunca supimos qué fue de él.

12/11/07

Hacia la sabinosa- II

(Resumen)


...al anochecer llegaron unas señoritas uniformadas de blanco. Sobre el uniforme llevaban una capa negra o azul marino con la misteriosa cruz roja de dos brazos. 
...las instrucciones de las extrañas señoritas fueron claras y concisas: una manta para el suelo y otra para taparnos; era tiempo de dormir, silencio absoluto; prohibido salir a los pasillos, prohibido bajar el cristal de la ventanilla. Prohibido sentarse en los asientos. No tomamos demasiado en serio las instrucciones.

...a pesar de ir apretujados, de madrugada, el frío nos hacía tiritar. Uno de los chavales mayores del grupo, el más alto de todos, abandonó su sitio en el suelo, sacó un cigarro y cerillas, lo encendió y comenzó fumar, estirado tranquilamente en el asiento corrido...

...se abrió la puerta corrediza del departamento y, en el dintel, aparecieron dos oscuras siluetas a contraluz. Era una de las mujeres con uniforme blanco y capa oscura, la otra correspondía a un hombre, vestido con traje negro y corbata del mismo color... 


Scila/

11/11/07

Hacia La Sabinosa - I











(Resumen)
...cuando el tren salió de la estación me deslumbró el sol y, al tiempo, borró mi repentina congoja como si la luz intensa hubiese lavado los oscuros pensamientos. Estaba rodeado por tres decenas de chavales más o menos de mi edad, siete en cada asiento, ninguno permanecía sentado. Pronto el guirigay que provocaban hizo imposible entenderse, ni a gritos. Me sorprendí a mí mismo gritando, saltando, gesticulando; perdido el control, perdido el miedo a ser sorprendido por él haciendo algo indebido, sin preocuparme de las consecuencias.
Descubrí de repente, por primera vez en mi vida, la felicidad. Era muy, muy feliz. No podía verme, pero sonreía de oreja a oreja. Ignoraba qué clase de milagro se había producido, pero el padre me había metido en un tren que me alejaba cada vez más, de él, y de sus palizas...
Scila/

10/11/07

La Sabinosa: mi punto de vista

A finales de los años cincuenta tuve la oportunidad de "disfrutar" de una estancia- para mí interminable- en un lugar que debió ser paradisíaco por su emplazamiento pero que se tornó en un recuerdo imborrable de malos tratos, físicos y psíquicos.
Se trata de un istmo enmarcado por dos maravillosas playas, La Rabassada al Sur y la Playa Larga al Norte, sobre el que se construyó a primeros del pasado siglo XX (1928 aproximadamente), un complejo cuyo destino desconozco pero que en los años cincuenta, y posteriores, se utilizó como lugar de internamiento de niños de entre seis y los doce años.
La mayoría  proveníamos de los barrios suburbanos del Madrid de la postguerra, el motivo de desplazarnos, supongo,  sería mantenernos fuera de basureros y calles, donde nos "educábamos" para el futuro, durante una temporada. Si bien es cierto que hubieron grupos de chicos de otras ciudades como Valencia, Logroño, etc.
Nos encontramos con comidas incomestibles, unas cuidadoras maltratadoras hasta límites que hoy se considerarían delictivos, y durante los meses de estancia no hacíamos nada, no hubo escuela... nada. Salir de paseo al monte, o a la playa consistía en, "sobre el propio terreno", meter la cabeza entre las rodillas- so pena de ser golpeado con la pala de madera en la palma de la mano o en las uñas, o con el silbato metálico en la cabeza-, y esperar a la hora de formar para regresar al Preventorio.

Hasta aquí una parte de mis recuerdos. Jamás he tenido hasta hoy la oportunidad de encontrarme con algún compañero de aquella época, si bien a través de Internet he contactado con algunos que estuvieron en fechas distintas y, que tienen recuerdos parecidos o diferentes. Este Blog pretende ser un punto de reunión de cuantos hayan pasado por aquel "penal" infantil para reencontrarnos y compartir recuerdos parecidos, o tal vez diferentes.


Scila/ 
Valencia 2007
 
Un afectuoso saludo, sabinosos/Scila